Pichones a la parrilla

GRAN LIBRO DE LA COCINA FUSIÓN                                              AVES 

BARATO * ASEQUIBLE * LABORIOSO * SIETE HORAS Y TREINTA MINUTOS
más el tiempo de crianza 
 

El consumo de pichones, se recomienda a paladares preparados desde el nacimiento para tal degustación. Tienen un sabor intenso y agridulce.  

INGREDIENTES
(Para  una persona)

1 pichón
1 manojo de cilantro
7 litros de jugo de limón
3½ kilo de sal
5 litros de agua
1 balde
1 Parrilla eléctrica

PREPARACIÓN

Ubique los lugares donde viven los pichones. Destruya sus nidos. Construya un muro y enciérrelos. Impida que se alimenten y beban agua a su antojo, así se debilitarán y no podrán resistencia. Corte las alas cada dos días, les crecen con rapidez. Bloquee todos los canales de suministro. Use armas y ropa adecuada para la cacería; de preferencia hágase acompañar por tanques. Busque con la mira de su arma a uno pequeño, acérquese resguardado por otros cazadores y oblíguelo a acompañarlo a puntapiés y culatazos. Si se orina de miedo, no se preocupe, es lo esperado. El miedo acentúa el sabor y la textura buscada.  Deje a los tanques en el terreno para que arremetan y mantengan el estado de temor permanente. No pierda tiempo rescatando a los pichones heridos, se reproducen con facilidad lo que garantiza un abastecimiento constante.  Lleve al pichón capturado y arrástrelo hasta el lugar de cocción. Tire el pichón sobre la parrilla, amárrelo de pies y manos. Escúchelo decir “No hice nada. No sé nada”.  Encienda la parrilla a 180 voltios y cocine con pequeños golpes eléctricos. Lance baldes de agua cada cinco minutos; cerciórese con frecuencia de que el pichón esté vivo, suelen desmayarse.  Mezcle el jugo de limón con la sal y con la mata de cilantro rocíe sobre las heridas. Espere que el pichón termine de revolcarse. Desconecte la parilla y manténgalo en remojo un par de horas con el resto de jugo de limón y la sal. Llame al Maestro especialista para que haga una incisión en la yugular y bendiga el alimento. Coloque un recipiente para recibir la sangre. Cuando el pichón se haya desangrado, bájelo de la parrilla.  Use una sierra, seccione desde la laringe hasta el vientre.  Abra con sus dos manos el tórax, extráigale los sueños y las esperanzas e incinere en forma rápida. Se aconseja esparcirlas en el Mar Muerto. Pueden usarse como abono. Así frenará una plaga.  Ablande el pichón con el mango del cuchillo y desprese. Vuelva a encender la parrilla, acomode la carne sobre ella y cuando el pichón tome un tono acaramelado verifique la sal.  Se sugiere servir acompañado  con souflé tricolor y salsa de champignon.

RECUERDE QUE…

*La captura de los pichones debe ser lenta y silenciosa, para no alertar a la sociedad protectora de animales, que puede declararlos en veda.

og