Las bestias que nos habitan

Parafraseando a Augusto Monterroso

Adolorida por la golpiza, despertó de la pesadilla. Sostenía el arma con las manos ensangrentadas. Le pareció escuchar el ronquido de la bestia que aún permanecía allí.

og