Juramento de Hipócrates

Con una inyección de humildad a la vena, el siquiatra logró salvar al último escritor.  Los demás murieron en una epidemia de egotitis.

og