El Hambre

En lo alto de la Capital, los Satisfechos se amurallan horrorizados. En el bajo los Famélicos alimentan un monstruo insaciable que tiene la boca grande y los colmillos afilados.

og