Sin el lector no existe el escritor ni la complicidad que los une.